MAESTROS Y MAESTRAS EFICIENTES

:v

.

.

lunes, 6 de agosto de 2018

16 Diferencias entre el sistema educativo tradicional y el sistema Montessori.




La educación se caracteriza por ser dinámica, cambiante y 

ajustable por medio de reformas educativas y distintas 

metodologías para satisfacer las necesidades de las nuevas

generaciones. 

Pero siempre hay un "sistema" tradicional que se mantiene en

el tiempo, es inamovible, las personas que le dan vida a los

diferentes sistemas son los docentes, existen docentes que 

aplican el mismo sistema durante toda su vida laboral, y hay 

otros que incluyen métodos distintos. 


Uno de los métodos famosos por las enormes diferentes con

el sistema tradicional es el método Montessori, en este articulo

te compartimos 16 diferencias entre el método Montessori y el 

Método tradicional, para ilustrarte donde radican los puntos que

hacen la diferencia entre la utilización de ambos.


Método  Montessori 

  1. Énfasis en  estructuras cognoscitivas y desarrollo social. 
  2. La maestra desempeña un papel sin obstáculos en la actividad del salón. El alumno es un participante activo en el proceso enseñanza aprendizaje. 
  3. El ambiente y el método Montessori alientan la autodisciplina interna. 
  4. La enseñanza individualizada y en grupo se adapta a cada estilo de aprendizaje según el alumno. 
  5. Grupos con distintas edades. 
  6. Los niños son motivados a enseñar, colaborar y ayudarse mutuamente. 
  7. El niño escoge su propio trabajo de acuerdo a su interés y habilidad.
  8. El niño formula sus propios conceptos del material autodidacta. 
  9. El niño trabaja por el tiempo que quiera en los proyectos o materiales escogidos. 
  10. El niño marca su propio paso o velocidad para aprender y hacer de él la información adquirida.
  11. El niño descubre sus propios errores a través de la retroalimentación del material. 
  12. El aprendizaje es reforzado internamente a través de la repetición de una actividad e internamente el niño recibe el sentimiento del éxito. 
  13. Material multi sensorial para la exploración física.
  14. Programa organizado para aprendizaje del cuidado propio y del ambiente (limpiar zapatos, fregar, etc.). 
  15. El niño puede trabajar donde se sienta confortable, donde se mueva libremente y hable de secreto sin molestar a los compañeros. El trabajo en grupos es voluntario. 
  16. Organizar el programa para los padres, entender la filosofía Montessori y participar en el proceso de aprendizaje.

Método Tradicional 

  1. Énfasis en conocimiento memorizado y desarrollo social. 
  2. La maestra desempeña un papel dominante y activo en la actividad del salón. El alumno es un participante pasivo en el proceso enseñanza aprendizaje. 
  3. La maestra actúa con una fuerza principal de la disciplina externa. 
  4. La enseñanza en grupo es de acuerdo al estilo de enseñanza para adultos. 
  5. Grupos de la misma edad. 
  6. La enseñanza la hace la maestra y la colaboración no se le motiva. 
  7. El niño es guiado hacia los conceptos por la maestra. 
  8. La estructura curricular para el niño está hecha con poco enfoque hacia el interés del niño. 
  9. Al niño se le da un tiempo específico, limitando su trabajo. 
  10. El paso de la instrucción es usualmente fijado por la norma del grupo o por la profesora. 
  11. Si el trabajo es corregido, los errores son usualmente señalados por la profesora. 
  12. El aprendizaje es reforzado externamente por el aprendizaje de memoria, repetición y recompensa o el desaliento. 
  13. Pocos materiales para el desarrollo sensorial y la concreta manipulación. 
  14. Menos énfasis sobre las instrucciones del cuidado propio y el mantenimiento del aula. 
  15. Al niño usualmente se le asignan sus propias sillas estimulando el que se sienten quietos y oigan, durante las sesiones en grupos. 
  16. Los padres voluntarios se envuelven solamente para recaudar dinero o fondos. No participan los padres en el entendimiento del proceso de aprendizaje.

miércoles, 25 de julio de 2018

Aplica fácil el aprendizaje basado en la resolución de problemas



El aprendizaje basado en la resolución de problemas o Problem Based Learning (PBL) es una metodología que sitúa a los alumnos en el centro del aprendizaje y les dota de responsabilidad para resolver con autonomía determinados retos. Consiste en plantear un problema de la vida real y dejar que ellos mismos pongan en marcha las estrategias necesarias para resolverlo. 



De esta manera aplican sus conocimientos, los reformulan, investigan, reflexionan, analizan y llevan a cabo todas las acciones necesarias para solucionar el dilema planteado. En definitiva, construyen su propio conocimiento. Te mostramos en diez sencillos pasos cómo puedes aplicar esta metodología en clase.


El aprendizaje basado en la resolución de problemas en 10 PASOS 
1. Planificación.
2. Organización de los grupos.
3. Presentación del problema y aclaración de términos.
4. Definición del problema. ?
5. Lluvia de ideas. 
6. Planteamiento de respuestas e hipótesis. 
7. Formulación de los objetivos de aprendizaje. 
8. Investigación. 
9. Síntesis y presentación. 
10. Evaluación y autoevaluación. 






domingo, 15 de julio de 2018

Los resaltadores y la lectura comprensiva.


¿Te has preguntado porque los resaltadores o marcadores de textos vienen en paquetes de tres o cuatro? 







Porque es una técnica universal de comprensión lectora, de síntesis, de análisis y del resumen. Es fundamental para la lectura critica de los textos.


1. Con el primer color se resaltan los títulos y subtitulos, de esta manera se obtiene la estructura y organización del texto. 
2. Con el segundo color se marcan las palabras desconocidas. Esto permite anotar el significado de las palabras desconocidas.
3. Con el tercer color se destaca la idea principal, que puede estar al principio, en medio o al final de un párrafo. 
4. Con el cuarto color señalamos las ideas secundarias,  datos, preguntas, etc.

Esto personaliza los textos. Así a la hora de estudiar no se tiene que leer otra vez todo el texto.

¿Por qué es conveniente resaltar los textos? 
a) Ayuda a fijar la atención. 
b) Favorece el estudio activo y el interés por captar lo esencial de cada párrafo.
c) Se incrementa el sentido crítico de la lectura porque se destaca lo esencial de lo secundario. 
d) Es condición indispensable para confeccionar esquemas y resúmenes.
e)Favorece la asimilación y desarrolla la capacidad de análisis y síntesis.


jueves, 12 de abril de 2018

¿En qué consiste la pedagogía Waldorf?


La pedagogía Waldorf es un sistema educativo originado en las concepciones de Rudolf Steiner, médico, esoterista, ocultista, erudito literario, artista, autor teatral y  fundador de la antroposofía. La primera escuela Waldorf se fundó en 1919 en Stuttgart, Alemania.

En rasgos generales:  la pedagogía Waldorf concibe la educación en la idea del ser humano como un ser espiritual, constituido por cuerpo, alma y espíritu. Por cuanto, esta pedagogía se propone, como un elemento central, cultivar la espiritualidad, los ritos, la devoción natural del niño, el respeto y admiración por los ciclos de la naturaleza, y del ser humano. El currículum, en los diferentes años de la básica, se adentra en un amplio recorrido por tradiciones religiosas y mitos de creación, sin privilegiar una sobre las otras. De este modo, se respeta el credo religioso que cada familia quiera darle a la formación de sus hijos.


En las escuelas Waldorf el arte cumple un papel especial como medio educativo. La actividad artística exige fantasía y creatividad y desarrolla la sensibilidad por las cualidades. 

Por un lado se traduce siempre en un medio sensorial (colores, formas, tonos, sonidos, etc.); por el otro lado, como expresión de una voluntad plasmadora no sensorial, trasciende la manifestación puramente sensorial. Por eso es el mejor mediador entre la naturaleza sensoria y la naturaleza espiritual del ser humano. A la vez ocupa un lugar intermedio entre el juego infantil y el trabajo humano: “La práctica educativa y didáctica debe tender al ideal de despertar en el niño la sensación de que él aprende con la misma seriedad con la cual juega mientras el juego es el único contenido anímico de la vida. Una práctica educativa y didáctica que tiene conciencia de esto le otorgará el lugar adecuado al arte y le brindará el espacio necesario a la dedicación al mismo” (Rudolf Steiner: “Pädagogik und Kunst”, “Pedagogía y arte”, en “Der Goetheanumgedanke”, “La idea del Goetheanum”, GA 36, pág. 290). 

Así como de la vivencia en imágenes surge la comprensión en conceptos, también la actividad artística puede favorecer la inteligencia: “Si se toma conciencia de la medida en que se puede desarrollar lo intelectual a partir de la educación artística en la niñez, entonces se estará dispuesto a darle al arte el lugar que se merece en la escuela primaria” (“Pädagogische Grundlagen und Zielsetzungen der Waldorfschule”, “Fundamentos pedagógicos y metas de la escuela Waldorf”, pág. 21).


El método creado por Steiner divide a las etapas evolutivas del ser humano en 3 septenios:

• Primera infancia (0-7 años/jardín): en esta etapa la actividad central es el desarrollo del organismo físico. El método primordial de conocimiento es la imitación, teniendo en cuenta la voluntad activa del niño.

• Infancia media (7-14 años/primaria): en este estadío el conocimiento del mundo se realiza a través de la imaginación, la cual despierta y activa los sentimientos. Por lo cual el arte y la imaginación son herramientas fundamentales de aprendizaje en el segundo septenio.

• Adolescencia (14-21 años/secundaria): en este período se produce la maduración de la personalidad y se termina de desarrollar la capacidad intelectual. Aquí la búsqueda de lo real y la verdad son los ejes en el camino hacia el conocimiento.

Mucho se dice sobre que la educación tradicional está en crisis y en este marco, los padres afirman que no saben qué hacer con sus hijos, que no hacen caso y que se cansan rápidamente de jugar con los mismos juguetes. Mientras que los maestros se quejan de que los chicos de ahora son inmanejables y que con las herramientas pedagógicas actuales no logran satisfacer las demandas en ese sentido y teniendo en cuenta que la pedagogía Waldorf es un método complejo, su conocimiento no se agota en una enumeración de las características que la diferencian de las escuelas más tradicionales. 

Esencialmente, esta modalidad que plantea la educación como un desarrollo hacia la libertad individual, incorporando la expresión artística como herramienta, tiene como objetivo no solo el crecimiento intelectual sino además una saludable evolución física, psíquica y emocional de las generaciones futuras.

Una propuesta muy interesante en materia educativa. La clave, dicen los especialistas, está en darse la libertad de vivenciarla y constatar los beneficios para nuestros hijos.

“El niño ha de ser recibido con respeto, educado con amor, puesto en la vida finalmente, en libertad”, palabras que sintetizan el pensamiento de Rudolf Steiner, padre de esta famosa pedagogía que cada vez cobra más auge en nuestra sociedad.

miércoles, 4 de abril de 2018

Los 2 libros más representativos de Paulo Freire para descargar.


En este articulo queremos compartir 2 libros emblemáticos de Paulo Freire, para los docentes en ejercicio es siempre importante leerlo y para los docentes en formación es fundamental. 

Paulo Reglus Neves Freire fue un educador y experto en temas de educación, de origen brasileño. Uno de los más influyentes teóricos de la educación del siglo XX.


La pedagogía de la esperanza es uno de los textos más celebres del pedagogo y filósofo brasileño Paulo Freire, conocido por ser el teórico impulsador de la educación popular. En el libro Freire vuelve a retomar sus tesis, ideas y propuestas expuestas en el libro La pedagogía del oprimido


Pedagogía de la Esperanza / Paulo Freire: 



La Pedagogía del oprimido es uno de los trabajos más conocidos del educador, pedagogo y filósofo brasileño Paulo Freire. El libro, de orientación marxista, propone una pedagogía con una nueva forma de relación entre educador/ educando y entre sujetos sociales.

El libro está dedicado a "los oprimidos", y está basado en su propia experiencia como profesor para adultos analfabetos. En él Freire incluye un detallado análisis de clases marxista en su exploración de lo que él llama la relación entre "colonizador" y "colonizado." El libro sigue siendo popular entre los educadores del mundo entero y es uno de los fundamentos de la pedagogía crítica.


Pedagogía del Oprimido / Paulo Freire: 

jueves, 4 de enero de 2018

¿Para qué y cómo se hace una prueba diagnostica?


Cuando un profesor, orientador, facilitador o encargado de un grupo al cual le proporcionará conocimientos se dispone a trabajar con ellos, idealmente debe siempre realizar una pequeña prueba que sondea los conocimientos que ese grupo tiene sobre los contenidos que se van a disertar. 

De esta manera si usted enseñará sobre pastelería, las preguntas que hará en una hoja de papel a cada uno, estarán relacionadas con este tema por ejemplo: 
1- Qué tipos de harina se utilizan al elaborar repostería
2- Por qué es importante la levadura y sus cantidades
3- ¿Ha horneado un pastel (torta o cake) alguna vez?

Esas preguntas le dicen al facilitador si está tratando con un grupo que ya tiene nociones o si debe empezar de cero con todo el tema... o si algunos estan más avanzados que otros, lo que obliga a replantear como se impartirá la clase. 

Como se dará cuenta querdio lector, una prueba diagnostica, nos permite saber con quién tratamos y qué tanto sabe. 

¿Cómo hago una prueba diagnostica a personas que no saben leer?
Sencillo, tome una hoja de papel coloque el nombre de cada persona en la parte de abajo muy pequeño de cada uno de ellos entregue la página por nombre a cada uno, digales que esta página usted la necesita para ver como toman el lapiz, para ver qué pueden escribir que no es evaluación, es una hoja que usted utiliza para conocerlos mejor y qué solo la verá usted (recordemos que les apena mucho ser grandes y no saber leer) . 

Que escriban como puedan, como saben y si dicen que no saben que no hagan nada. 

➼Pídales que en el primer renglón escriban su nombre. 
⤘Indique que escriban las vocales.
➼Solicite que firmen el papel. 

Cuando le entreguen la hoja, usted sabrá exactamente cuál es el nivel de escritura de su grupo. 

Esta hoja a su vez es una prueba del enorme avance que tendrán a lo largo de las clases, no tire esa página, guárdela y cuando estén finalizando entréguela como una prueba de que aprendieron. Es gratificante para ellos y para usted como facilitador. 

Quizás quieras ver este vídeo relacionado. 
"Pre-saberes y prueba diagnostica"


Las personas que realizan pruebas a sus estudiantes, están más seguras cuando imparten contenidos, porque lo que se comparte es precisamente lo que el grupo necesita. 

Una prueba diagnostica se hace para conocer al grupo con el que trabajamos y se hace partiendo de los "supuestos" es decir de lo que los estudiantes deben saber... así un profesor de quinto grado siempre asume que los chiquitines manejan todo del grado anterior solo lo sabe cuando en una prueba breve les plantea 4 preguntas relacionadas con los conocimientos del ano anterior... así en lugar de empezar a desarrollar el grado propiamente dicho se dedica a re afianzar o recordar contenidos que ya deberían conocer. 

NO deje de ponerlo en practica, siempre que trabaje enseñando, es una prueba fiel de lo que usted recibe y lo que usted logró con su trabajo. 

Alba Jimenez
Orientadora Educativa



miércoles, 3 de enero de 2018

¿Qué es el método Filadelfia de lectura y escritura?


Se llama lectoescritura a la capacidad y habilidad de leer y escribir adecuadamente, pero también, la lectoescritura constituye un proceso de aprendizaje en el cual los educadores pondrán especial énfasis durante la educación inicial proponiendo a los niños diversas tareas que implican actividades de lectoescritura.

Existen variados métodos y teorías acerca de cómo llevar a buen puerto el proceso de lectoescritura, por ejemplo, algunos se centran en aspectos más formales y entonces tratan el proceso desde sus partes hacia lo general, es decir, partiendo de las letras, siguiendo por las sílabas, para luego pasar por las palabras y finalmente por las frases; y por el contrario, los llamados constructivistas, proponen que la percepción del niño comienza siendo una mezcla, captando la totalidad, sin detenerse en los detalles, entonces, parten del todo y le presentan al niño palabras completas con sus pertinentes significados.

Por supuesto que el uso de tal o cual postura, dependerá de un conocimiento en profundidad de los alumnos primero para luego sí poder estipular las mejores y más adecuadas estrategias.
Escribir tiene, por lo menos, dos funciones: la manual o caligráfica, esto es, la habilidad motriz para plasmar con algún instrumento –por ejemplo, lápiz, pluma o la computadora– las representaciones gráficas de las palabras e ideas que deseamos comunicar y, por el otro, la función comunicativa, la expresión de las ideas, la elección y organización de las palabras para ser entendido por el interlocutor. Sin embargo, según la manera como tradicionalmente se enseña a leer y a escribir en la escuela, tal pareciera que lo más importante es que los alumnos tengan “bonita letra”. El contenido de lo que escriban no importa, siempre y cuando los trazos sean firmes, ordenados y de buena “calidad”.

Esto no quiere decir que no sea deseable que los alumnos, o cualquier persona, tengan buena caligrafía, debemos motivarlos hacia la limpieza y claridad en sus producciones, pero sin que ello repercuta en la parte creativa de la escritura. El problema de la enseñanza tradicional, cargada de pre-ejercicios “para soltar la mano”, y más adelante de ejercicios para “aprender las letras”, es que hace tedioso y cansado un proceso que debería ser gozoso y ágil.

En los materiales que conforman el Método Filadelfia no incluimos el famoso “llenado de planas” que hacen repetir al niño una misma letra una y otra vez. En lugar de ello, ofrecemos muchas oportunidades para remarcar, calcar, copiar y trazar palabras completas, y más adelante, frases cortas y oraciones más complejas. De esta manera, el niño no está repitiendo un símbolo gráfico sin sentido, sino que desde el primer momento escribe palabras e ideas. Ya irá aprendiendo el trazo de cada una de las letras que, por supuesto, se repiten en diferentes palabras, pero de manera contextualizada y significativa.

Técnica para desarrollar la escritura temprana

Programa de lectura: las palabras objetivo y de construcción, así como los textos de Yo leo, conformarán el grupo de palabras conocidas, que servirá como base para la enseñanza de la escritura.
Armado de palabras conocidas: este paso consiste en utilizar letras recortables para armar las palabras que el niño ya conoce, sin necesidad de hacer un esfuerzo manual para su trazo. Es el primer paso de la escritura propiamente dicha, pues ya implica una labor intelectual para formar una palabra.Se le presenta a los alumnos las pequeñas partes que conforman la palabra por primera vez. El alumno debe tratar de armar la palabra conocida como si fuera un rompecabezas, basándose en el modelo escrito. Esta fase tiene en realidad dos momentos: cuando el niño puede armar la palabra en presencia del modelo y cuando puede armarla de manera independiente. Si bien pueden mencionarse al niño los nombres o sonidos de esas nuevas partes que está conociendo, por ejemplo las letras y sílabas, no se hace énfasis en ello.
Remarcado y calcado de palabras conocidas: éstos son en realidad dos pasos en uno. Se presentan las actividades de remarcado con las palabras impresas en tinta más clara, para permitirle al niño apropiarse de la “autoría” de la palabra. Éste es el primer momento en que se aborda la parte manual de la escritura. El niño utiliza las palabras que conoce de su programa de lectura y las escribe completas, no realiza planas de la misma letra. Esta fase tiene varios momentos:a) El remarcado de palabras, que consiste en reescribir sobre éstas.b) El seguimiento de modelos de palabras utilizando la pauta.

c) El calcado de palabras, para lo cual, de vez en cuando, podría utilizar papel adicional, con la suficiente transparencia para permitir al niño observar el modelo, pero lo suficientemente firme para permitir un trazo fluido.
Copiado de palabras conocidas: en este paso, el niño ya no remarca ni calca las palabras, sino que hace trazos independientes del modelo, pero aún en presencia del mismo.El modelo (palabra impresa) puede estar colocado junto a la palabra copiada, en un primer momento, y más tarde puede pegarse en el pizarrón o incluso reescribirse, para que los alumnos la copien desde sus asientos.
Escritura independiente de palabras conocidas: en este paso los alumnos pueden escribir palabras conocidas, sin necesidad de la presencia del modelo.En una subetapa previa, la maestra puede mostrar brevemente la palabra para que el niño la vea, luego la retira y el niño la escribe. Los alumnos de cuatro años pueden escribir palabras de manera independiente, aun si éstas son largas. De hecho, parece que las palabras largas resultan interesantes para ellos.A partir del nivel B (4 años), se aborda la escritura de algunos pares de palabras y construcciones cortas, mismas que se harán más frecuentes y elaboradas en el nivel C.

Lo común es que, en cada grupo en cualquier momento haya algún alumno en la segunda fase (armado), otro en la tercera (remarcado/calcado), otro en la cuarta (copiado) o en la quinta (escritura independiente). O incluso que un mismo niño ya pueda escribir algunas palabras de manera independiente, y que necesite el modelo para escribir otras, o que haya palabras que aún no puede escribir sin calcar o remarcar. La práctica docente debe buscar crear oportunidades de aprendizaje constructivo a partir de las habilidades de cada niño.

El Abecedario
Cuando los niños comienzan a aprender palabras de lectura desde los tres o cuatro años, se pone en juego su capacidad de deducción e inferencia de las reglas del lenguaje escrito. De esta manera, un niño no necesitará ver tarjetas de todas de las palabras existentes en su idioma, sino que, por medio de la exposición repetida a cientos y cientos de palabras diferentes, será capaz de “intuir” o inferir palabras que nunca antes haya leído.

En segundo grado de preescolar, cuando inicia el proceso de adquisición la escritura, sugerimos presentar las letras a los alumnos, como componentes de las palabras, para iniciarlos en su trazo.

En tercer grado de preescolar, combinamos la lectura global con elementos de la instrucción fonética, privilegiando la presentación de la palabra completa. Al mismo tiempo, comenzamos la enseñanza del abecedario.

Todos los días se presenta la serie completa del abecedario en orden. Algunos días en minúsculas, otros días en mayúsculas. Adicionalmente, dedicamos otra sesión para presentar las letras en desorden. A diferencia de las sesiones de palabras, aquí sí nos interesa que los alumnos aprendan la secuencia de las letras en el abecedario (y por eso las presentamos en orden) pero también es importante que ellos reconozcan cada letra por sí sola y no porque están recitando una secuencia conocida.

Es preciso planear dos sesiones diarias para la presentación del abecedario, durante todo el ciclo escolar. Por supuesto, podemos hacer énfasis en las letras que estamos trabajando con las palabras de la semana y aprovechar el repaso de las ya presentadas. Incluso podemos hacer juegos en donde los alumnos, con sus palabras recortables o con las tarjetas de presentación del aula, busquen una letra en particular en algunas de sus palabras.

Se enseña a los alumnos tanto el sonido como el nombre de la letra; “se llama efe” y “suena ffff “, ya sea en la misma sesión o en diferentes. La técnica de enseñanza es la misma que utilizamos con los demás materiales: un segundo por tarjeta, transmitiendo entusiasmo y alegría con la voz al leerla.

La letra script y cursiva

El Método Filadelfia no contempla en esta etapa del proceso de adquisición de la escritura el uso de la letra cursiva, pero no deja de reconocer sus méritos y utilidad.

Prácticamente la totalidad de los textos escritos que encontramos en medios impresos y digitales utilizan la letra script. Y dado que nuestra propuesta relaciona el programa de lectura con la producción de las primeras palabras escritas, consideramos más congruente iniciar el proceso de escritura manual con el mismo tipo de letra con la que los alumnos han aprendido a leer.

La letra cursiva, si bien es cierto que favorece una escritura más ágil y correcta, en cuanto a la direccionalidad y fluidez del trazo, implica también, por lo menos al principio, un esfuerzo mayor por parte del niño y también exige una cantidad considerable de ejercicios para la soltura motriz. Desafortunadamente, el costo a pagar por la reiterada ejercitación ha sido alto: los alumnos relacionan el escribir con un proceso más bien mecánico y tedioso, y no con la posibilidad de expresarse de manera creativa y trascendente.

Es deseable que los estudiantes desarrollen la habilidad motriz que les permita escribir con buena letra, pero en esta propuesta se privilegia el aspecto de la escritura creativo antes que el manual.

Una vez que el niño se haya confirmado como un lector y se encuentre avanzado en el camino para convertirse en escritor –no escribiente- entonces se podría, si así lo deseamos, introducir el aprendizaje de la letra cursiva. En todo caso, no lo recomendamos antes de los cinco años. Pero el parámetro a considerar, más allá de la edad, será que los alumnos ya estén “enganchados” a tal grado con la escritura, que el realizar un esfuerzo adicional, no ocasione su desinterés.





FUENTE: 
Guerra Cruz, E. (2014) Guía Didáctica A. Método Filadelfia. Primera Edición. México, D.F Pearson Educación.



jueves, 30 de noviembre de 2017

¿Cómo motivar la autoevaluación en los estudiantes?


Estamos saturados de evaluaciones, pruebas y todo tipo de instrumentos para medir cuanto se aprendió como, donde, con quién.... eso no es malo, lo que realmente nos perjudica a los docentes y a los estudiantes es que siempre nos queda esa sensación de que un test, con cientos de preguntas no determina lo que sabemos. 

De esta forma docentes y alumnos nos sentimos mal cuando se nos aplica un instrumento de evaluación en la que la mayoría coincide que no refleja lo que sabemos. 

Autoevaluarse es un ejercicio que consiste en valorar uno mismo la propia capacidad que se dispone para tal o cual tarea o actividad, así como también la calidad del trabajo que se lleva a cabo, especialmente en el ámbito pedagógico. Procedimiento que consiste en que uno mismo valore y evalúe su capacidad. 

No es ponderable.. en algunos paises, se permite incluir en un porcentaje la autoevaluación, siempre y cuando se ha enseñado como hacerla. 

No se trata de colocarse un 10 una A o un 100, la aplicación de la autoevaluación se debe fomentar, explicando como cada personas debe autoevaluarse, no regalarse una nota sino ser consciente de manera real y sin mentir que tanto aprendió,

Cada estudiante (o docente según sea el caso) analiza su situación académica o de aprendizaje basándose en los parámetros siguientes: 

- Memorización
- Comprensión 
- Análisis
- Transmisión del conocimiento

Y al autoevaluarse debe preguntarse a sí mismo:

-¿Recuerdo con exactitud o en gran medida los datos y la información relacionadas con el tema, contenido o materia?
-¿Comprendí perfectamente el contenido y  lo aprendido me generó una conclusión relacionada con el tema?
-¿Estoy en capacidad de organizar y conceptualizar el aprendizaje?
-¿Puedo explicar oral o por escrito el tema o contenido que me presentaron?


Con estas preguntas en cada finalización de contenidos, unidades o periodos podemos construir el concepto de autoevaluación, participar estudiantes y alumnos.

Esas preguntas y sus respectivas respuestas llevan a un análisis personal de donde cada uno se pregunta si insistió en obtener más información, se quedaron con lo que se dio y no se investigó, si la estrategia didáctica no fue la pertinente, si el tiempo no fue propicio en fin... se sacan muchas más y constructivas conclusiones que cuando la evaluación es de fuera. 

Prueba hacerlo con tus estudiantes, te garantizo óptimos resultados al final del curso. 

Coaching Educativo




domingo, 29 de octubre de 2017

Actividades para niños de 2 a 6 años.

Para entretener a los pequeños entre dos y seis años de manera que el juego genere aprendizaje les sugiero algunas actividades sencillas para realizar en casa o en reuniones donde habrán más de cinco niños, ideal para entretenerlos y que aprendan jugando. 

COLOREAR: 

Estos cartelitos son geniales para muchas cosas, para jugar al memory, para ponerlos en la pizarra, para hacer la serie numérica, para jugar a las cartas, para pintar cuando se trabaja una cantidad concreta... y para todo lo que se te ocurra.
Falta imprimir en cartulina, pintar, plastificar y a jugar con los números.








MANUALIDADES: 











CAJAS SENSORIALES:


Estas cajas son una colección de diferentes materiales con características que posibilitan la experimentación sensorial. Para la estación de otoño las cajas se llenan de elementos de colores cálidos y de inspiración natural. 
Yo he metido en ellas piñas de diferentes tamaños, nueces, bellotas, trozos de corteza de árbol y hojas secas de diferentes formas. Lo que yo he buscado es un contraste de texturas y objetos que hicieran ruido al tocarlos.





Adivinanzas


Mi sabor es agrio.
Soy del color del sol.
¡Estrújame bien y me probarás!
¡Quién sabe si acertarás!


SOLUCIÓN: Limón

Dulce como la miel,
me escondo en un pastel.
Blanca como la nieve.
¿Sabes quién soy yo?
¡Si no lo adivinas, me voy!


SOLUCIÓN: Azúcar

Soy blanca, fina y sabrosa.
Vivo en el agua del mar,
si te pasas conmigo, amigo...
¡Te vas a enterar!


SOLUCIÓN: Sal


JUEGOS:



¿Qué quieres ser de mayor?: 

Fontanera, soldador, bibliotecaria, bombero, maestra, artista, cocinera, dentista, buzo... seas lo que seas, seguro que te vestirás de una manera especial. Puedes imprimir la silueta de una niña o de un niño y dibujarles lo que creas que van a necesitar para su profesión.

No te olvides de escribir tu nombre y cuál será tu profesión, aunque también puedes escribir su nombre, intercambiar la ficha con un compañero o compañera y... ¡a ver quién lo adivina!

Te dejo algunas siluetas para imprimir y repartir.






MANDALAS:
Los mandalas para niños suponen un desarrollo artístico que enriquece sus vidas y saca lo mejor de ellos mismos.

Los niños de manera innata se expresan mediante el arte, saben lo que quieren. Se dejan llevar por el corazón a la hora de imaginar y son capaces de plasmarlo a través de la pintura de forma intuitiva y sincera.

Un niño que colorea o crea un mandala está expresando su mundo interior, ideas y pensamientos, su estado de ánimo y relación con el mundo; y a la misma vez está desarrollando la psicomotricidad, ya sea en forma de garabato o de otra forma más artística y elaborada.
Te dejo tres para imprimir, entrega colores a los pequeñitos y que pinten a su gusto. 




CANCIONES Y RONDAS:



A todos los niños les gusta cantar: Cantemos: (si puedes poner la música es mucho mejor)
Letra de Aserrín, aserrán

Aserrín, aserrán

los maderos de sanjuán.
Piden pan, no les dan,
piden queso, les dan hueso.
Piden vino, sí les dan,
se marean y se van.

Aserrín, aserrán
los maderos de sanjuán.
Piden pan, no les dan,
piden queso, les dan hueso.
Piden vino, sí les dan,
se marean y se van.

Aserrín, aserrán
los maderos de sanjuán.
Piden pan, no les dan,
piden queso, les dan hueso.
Piden vino, sí les dan,
se marean y se van.

Cómo deben cuidar su voz los profesores.


Los docentes tenemos como herramienta vital de trabajo la voz, esa que nos genera poder trabajar, es también la responsable de las múltiples visitas al medico, los profesores nos enfermamos con mucha frecuencia de la garganta, terminamos afónicos, dolidos y en muchos casos hasta incapacitados para poder trabajar un tiempo o de por vida. 
En este articulo te decimos como cuidar tu valiosa voz.