.

.

lunes, 11 de marzo de 2013

La deserción escolar en la educación secundaria de Argentina

Este articulo lo escribí hace un año y sigue vigente, !que pena!
Soy Docente y madre de una adolescente que cursa su secundario en una institución pública de Buenos Aires; Con 20 años de experiencia docente y a la luz de lo que he vivido en los países de Centroamérica como maestra y aquí en argentina tengo los elementos de juicio objetivos y validos para escribir este blog. 



En esta primera semana de marzo del año 2013, cambie a mi hija de centro educativo a uno de la orientación que ella desea, intenté que me la inscribieran en los colegios de la zona donde vivo y que esté cerca de mi casa pero fue imposible los colegios están con cupos completos, tuve entonces que buscar una escuela pública con esa orientación así llegué a donde me la inscribieron sin ningún problema pero;...el pero me lo dio mi hija al volver del primer día de clases, comentándome que su curso se va a fusionar con otro porque en su aula solo eran 8 chicos para esa orientación y que ademas los siete eran repetidores... el segundo día de clases me viene con otra novedad esta vez me informa que le indicaron cambiarse de escuela porque hay pocos alumnos en la mayoría de los centros educativos de secundaria y los reubicaran. 
A ver si nos entendemos, los colegios están reventados de gente (donde hay que pagar cerca de cien dolares mensuales incluyendo cuota y otros gastos), las escuelas que dan una notebook, que te dan clases un montón de docentes preparados y competentes no tienen alumnos...¿Que pasa?.
Pasan varias cosas.... hay un paro docente fluctuante, dos días paro, dos días clases, esto impide que tengan horarios, clases continuas y el consiguiente sentimiento de motivación que no llega más. 
Otro detalle es el desanimo de los adolescentes para estudiar, cuando por fin reciben clases es para escuchar las quejas de los docentes en el aula, de que si ganan mal, o que hacen tres turnos ninguna de estas cosas le interesan al estudiante... o alguna vez usted escucho a un cajero de un banco decirle al cliente ¿no sabe lo mal que me pagan? Por favor colegas, compañeros respetemos y dignifiquemos nuestra profesión. 
Los adolescentes tienen pésimas bases educativas, reciben menos horas clases que los adolescentes en Centroamérica y algunos países del sur, aun con eso se quejan por que les parece mucho. 

Argentina se ubica así detrás de Perú y de Chile, con un 70% de alumnos que completan sus estudios secundarios; de Colombia (64%); de Bolivia, (57%); de Paraguay (50%), y de Ecuador (48%).


Los núcleos de fuerte inclusión educativa en las trayectorias escolares muestran que en la primaria la deserción nunca supera el dos por ciento de los alumnos. No así con la secundaria que la tasa de abandono trepa al 25,4 por ciento, y se ubica en el 18,6 por ciento en el Polimodal. Y mas deprimente es que los ranking mundiales no se dan a conocer por meras especulaciones politicas, no hablamos de izquierda y derecha, hablamos que estamos perdiendo generaciones de argentinos por un mal plan educativo que prioriza el festejo de las fechas calendario que la educación per se de cada adolescente que llega a las aulas. 
La Argentina, además, ocupa el puesto 58 sobre un total de 65 países a nivel educativo y está séptimo entre los países de la región. 
NO es lo mismo que te digan que países ocupan los primeros puestos  y cuantas horas trabajan, será por eso que nadie los dice. Como me dijo un argentino si un día dejamos de vernos el ombligo y vemos como está el resto del mundo seremos más exigentes con nuestra educación. 
Pese a las promociones de que se debe terminar el secundario, la gente lo ve como un boleto laboral y no una necesidad inherente a su desarrollo social, cultural, político, etc. 
Las estadísticas, preocupantes por demás, indican que durante los últimos seis años aumentó un 130% el abandono escolar en secundarios de la provincia de Buenos Aires, mientras que se incrementó hasta el 9% la cantidad de chicos que repiten de año.
Así, los datos de la Dirección de Informática y Planeamiento señalan que la deserción pasó de estar en un 7% a un alarmante 16 por ciento. 
La poca exigencia académica es lamentable, si no pasa la asignatura en el momento que corresponde tiene tantas oportunidades para pasar que no se esfuerza por pasarla de una vez; a mi hija le preguntaron cuantas materias traes, ninguna dice... sorprendida la maestra le dice ¿en serio? y por que no... es su responsabilidad tener notas promedio, si deja materias significa que no esta cumpliendo con su única responsabilidad. Pero aca entramos a otros terrenos que hacemos los padres con nuestros hijos adolescentes, hay presión nuestra por que estudien o queremos que sean uno más. 

Comprendo a mis colegas en el sentido legal y oficial del asunto, lo que nos piden damos, lo que nos pagan enseñamos... la vocación en este articulo no es el tema de discusión por eso no lo menciono, cada uno sabe como imparte sus clases y como desarrolla su trabajo, sin embargo, la deserción escolar de los estudiantes de secundaria es un hecho del que nadie habla, se discuten sueldos, material didáctico infraestructura pero no del hecho que ese insumo maravilloso escolar llamado ALUMNOS nos están abandonando. En palabras de Pablo Pineau, al frente de la Sociedad Argentina de Historia de la Educación, él dice que "entró en crisis la idea de que la educación tiene el poder de torcer un destino, y hay que recuperarla"




Profesora y Licenciada Alba Jiménez
Coaching Educativo