.

.

domingo, 10 de agosto de 2014

Enseñando responsabilidad con una técnica pedagógica para adolescentes.




Para enseñar.... responsabilidad en países de primer mundo en las aulas donde hay adolescentes se entrega un bebé que llora, un muñeco interactivo, que tiene la capacidad de desesperar a los adolescentes y cuyas demandas fisiológicas los hacen vivir una experiencia interesante de donde el docente puede plantearse objetivos y obtener una estupenda devolución; en nuestra Latinoamerica no tan favorecida en los campos educativos para recursos semejantes, se puede utilizar una técnica, barata y con la misma función que en los países de primer mundo.




Esta técnica la utilicé en estudiantes de Bachillerato, secundaria o preparatoria según como se conozca en sus respectivos países con adolescentes cuyas edades oscilaban entre 15 y 16 años; el tema es la sexualidad en la adolescencia, después de tratar ampliamente el tema de manera científica, mostrando el desarrollo físico, problemas psicológicos, económicos, sociales etc, trabajé el tema de lo que implica un embarazo precoz, pero no solo el discurso entregué a cada uno de los chicos y chicas un huevo le dibuje a cada huevo una carita distinta para darle identidad a cada huevo y guarde en una lista el tipo de dibujo que tenían según lo asigné, (para controlar que no lo cambien) obviamente esto no se los dije para también valorar la honestidad. 




Al entregar el huevo se les recomienda, cuidarlo y volver a clase con el huevo intacto sin grietas, ese huevo es su responsabilidad desde el día viernes hasta el día lunes, en ese momento se reciben de todo tipo de quejas,desde el hecho de que viajan lejos que no garantizan que no se quiebre y sin fin de "peros".... haga caso omiso de todo eso, explique que la responsabilidad ya está dada, la consigna es que no se rompa. 




Como mis estudiantes tenían todos teléfonos con cámara, indique que quería fotos del huevo en el sitio donde durmió, donde lo colocaron cuando comían, y una foto en la plaza o parque con el huevo, dado que tiene que dormir, comer y desde luego divertirse; llueven los "peros" y las risas de confusión y nervios. 




Si usted quiere puede seguir todo el proceso como yo lo hice o eliminarle algunos pasos; Yo pedí un trabajo escrito donde describían:




Nombre asignado al huevo:

Rutina establecida desde el viernes hasta el lunes:

Problemas que se les presentaron con el huevo:





El día lunes recibí estudiantes que mataron su huevo, otros lo rompieron e intentaron engañarme sustituyéndolo, otros lo personalizaron con ropita, brillo y hasta en cajitas para su mejor cuidado, cuando les pregunté por que creían que les había dado un huevo y no una naranja.... empezó realmente el proceso de devolución y aprendizaje maravilloso.




Sabían que les asigne algo frágil para medir responsabilidad, algunos decían que era como cuidar un niño, otros que había sido un fin de semana horrible, pero todos se divirtieron o traumaron como los que lo rompieron y no sabían como explicarlo. 



Los invito a realizar esta técnica y verán como conseguimos sin un discurso aburrido obtener de sus propios razonamientos algo que nunca olvidaran.


Profesora Alba Jiménez