.

.

jueves, 21 de agosto de 2014

Motivación para estudiantes desmotivados.


En nuestras aulas siempre tenemos estudiantes con dificultades en cuanto al aprendizaje, a veces el estudiante no encuentra motivo para interesarse en los contenidos, en la escuela, y en cualquier actividad que esté planteada en la escuela, esto les genera malhumor, desidia y hastío, para esta situación común en las aulas y navegando en el ciber espacio encontramos,  en blogs docentes  listados de sugerencias que no vienen mal aplicar a estos chicos desmotivados. 
Reúnase con el estudiante para discutir otros temas aparte de los académicos. 
Es necesario establecer una relación de confianza en ésta situación. 
El estudiante tiene que confiar en que está disponible para más dificultades que sólo las académicas. 
Hable con los estudiantes sobre las aficiones que tiene y trate de encontrar información personal, sin cruzar la línea. 
Discuta la situación familiar y otras dificultades que ellos pueden estar dispuestos a compartir con usted. 
La idea es averiguar todo sobre el estudiante y su vida como para que pueda utilizar esta información para diseñar lecciones apropiadas para su situación.
Analice su reunión con el estudiante. 
Piense en las cosas diferentes que habló sobre lo que le hace feliz, triste, interesado. 

Estas son todas las pistas para averiguar el tipo de lecciones a enseñar que inspiran motivación intrínseca. La motivación intrínseca es la clave para muchos estudiantes, pero es especialmente importante cuando se trata de estudiantes en riesgo. 
Cuando los estudiantes cuentan con este tipo de motivación, hace que el material que ellos necesitan aprender sea importante para ellos. Les da una razón para presentarse a clase todos los días, completar las tareas fuera de clase e intentar aprender con todas sus fuerzas.
Incorpore los factores motivacionales de los estudiantes en sus estudios. Si usted es capaz de trabajar con un estudiante en un entorno de uno-a-uno, esto será más fácil porque usted será capaz de adaptar planes de estudio y actividades individualmente. 
Un ejemplo de ésto sería si el estudiante está particularmente interesado en el fútbol. Usted puede crear clases de matemáticas que tienen que ver con la geometría y cálculos matemáticos del fútbol (rectángulos del terreno de juego, la distancia de los disparos, la velocidad de la pelota). 

Otro ejemplo es cuando se trata de un niño que tiene instinto de protección, posiblemente, por ser abandonado. 

La motivación intrínseca es, posiblemente, la auto-protección y preservación. Elija libros de no ficción que hagan frente a situaciones similares que el estudiante puede fácilmente identificarse. Esto le permite relacionarse con los personajes y entender que él no está solo.