.

.

viernes, 5 de septiembre de 2014

El alfabeto es importante para los niños.



Enséñale a tu alumno el alfabeto. 

Cuando tu alumno haya desarrollado una conciencia de las palabras, empieza a desmenuzar las palabras en letras individuales.

 Si bien la canción del alfabeto es el medio más clásico para enseñar el alfabeto, trata de hacer algo creativo.

 Explícale cada una de las letras con su nombre, pero no te preocupes todavía por tratar de incorporar los sonidos de las letras.

Enséñale primero las letras minúsculas. 

Las mayúsculas solo representan el cinco por ciento de todas las letras en la lengua escrita.

Por lo tanto, dedícate más a enseñar las letras minúsculas. 

Estas son mucho más importantes en el desarrollo de las habilidades de la lectura.

Recuerda es pequeño enséñale con juegos interactivos.
Por ejemplo recorta silabas juntas y le pides que las junte y forme una palabra.  viendo la palabra adelante luego ayudalo a leer las silabas y juntarlas.




Desarrolla una conciencia fonética. Uno de los pasos más importantes para enseñar a leer es asociar un sonido hablado con una letra o un par de letras. Este proceso se le conoce como “conciencia fonética”. 

Existen 24 sonidos del habla creados por las 27 letras de nuestro alfabeto y debe enseñarse cada sonido junto con su equivalente de letra(s). Esto incluye los sonidos largos y cortos producidos por cada letra, además de los sonidos especializados de algunas letras combinadas (como la “ch” y la “ll”).




Céntrate en una única letra, parte, sonido. Evita la confusión y construye un cimiento sólido trabajando a paso constante cada uno de los sonidos del habla.





Dale ejemplos de la vida real para cada sonido del habla; por ejemplo, dile que la letra “a” produce el sonido “aa”, como el principio de la palabra “amor”. 

Podrías incluso convertirlo en un juego de adivinanzas, cuando digas una palabra fácil (como amor), el niño podría adivinar la primera letra de la palabra.




Emplea juegos similares a aquellos usados cuando le enseñabas el alfabeto, que combinen el pensamiento crítico por parte del niño con el fin de determinar las correlaciones de sonido-letra. Ve la lista anteriormente mencionada para tener más ideas, pero reemplaza los sonidos.




Es más fácil para los niños desarrollar una conciencia fonémica cuando se desmenuzan las palabras en sus elementos más pequeños. Esto puede lograrse con el juego de los aplausos (aplaudir cada sílaba de una palabra) o pronunciar cada letra de una palabra

Enséñale al alumno a rimar. Las rimas enseñan a tener conciencia fonémica y a reconocer las letras, además de las palabras más básicas en español. Léele rimas infantiles y más adelante haz listas de rimas fáciles de leer, tales como: oso, oro, loro, moro, y poro. Tu alumno empezará a ver los patrones de sonidos que se forman cuando se combinan determinadas letras; en este caso, lo que hace el sonido “oro”.


A la hora de escribir y leer siempre habrá problemas con las silabas ce,ci, se,si.

Y también pronunciando la R en diferentes formas por oro, zorro.
el alumno se preguntara ¿es la misma letra pero suena diferente.

No es antiguo ni poco funcional, siempre en el aula o en la casa, hay que tener un alfabeto porque es importante la familiaridad de la letra, recordemos que los niños no hablan letra por letra si no palabras, conocer el alfabeto implica ir de lo general a lo particular, nosotros docentes o padres podemos ayudar a que este proceso sea muy sencillo.