.

.

jueves, 18 de diciembre de 2014

No confundir: estudiantes hiperactivos con estudiantes con otros problemas.



No es secreto para los docentes que cuando inicia el año escolar, algunos padres y madres de familia se presentan con sus hijos y nos dicen en voz baja....mi hijo es hiperactivo... y así en voz baja preguntamos me puede pasar el diagnostico médico, con la promesa de llevarlo a veces se pasa el año escolar y luchamos con un iño berrinchudo, caprichoso, malcriado que supuestamente está medicado y que debemos cuidar su salud mental y obviamente de los compañeros que le rodean.

Aclaremos puntos:
1° - Solo un médico puede diagnosticar que una persona es hiperactiva. No es menester de los padres ni de los docentes, carecemos de los conocimientos, de las valoraciones médicas a travéz de examenes y estudios estrictamente médicos, glandulares, etc. 
2° -Hiperactividad no es sinonimo de indisciplina. Muchos docentes en reuniones y jornadas se atreven a asegurar que tienen muchos niños con hiperactividad en el aula, pareciera que tenemos epidemia de hiperactivos, asegurese de tener un diagnostico de cada estudiante antes de asegurar tal cosa. 
3° -La disciplina es importante para desarrollar valores en los estudiantes. Satanizar la disciplina escolar es uno de los grandes males de los últimos diez años en las escuelas modernas; cuando el estudiante no reconoce ni percibe limites se produce una degeneración de las reglas y el cumplimiento de las mismas. 
4° -Niños que gritan y faltan al respeto a docentes y compañeros deben aprender normas de convivencia. La liviandad con la que se discuten los insultos hacia el docente y compañeros son tristes considerando que al estudiante no se le hace notar el problema grave que representa el faltar el respeto a los demas, basandonos en un padecimiento que les permite hacer y decir cosas que agravian a sus iguales. 
5° -""Debemos poner la educación Filandesa, así se controla a los hiperactivos""...frase de una docente de zonas urbanas de Uruguay. Si con cambiar el sistema educativo se cambiará el chip emocional y cultural bienvenido sea, pero no funciona así; La cultura, la tradición educativa es innegable, los alumnos y docentes ya estamos predispuestos en una linea de acción, cambiar el sistema implica también cambiar a nuestros colegas docentes desde sus más profundas creencias y que acepte un sistema sin decir "sí lo haré pero terminar haciendo exactamente lo mismo que antes."

No es de un docente es de muchos, esa tendencia de asociar la indisciplina con hiperactividad, una invitación a asegurarse de que tenemos diagnosticos profesionales y no "paternales", y también que los directivos en las escuelas y colegios nos permitan hacer valer los reglamentos internos y del Ministerio de educación, esto para que la cultura de la legalidad reine en los centros escolares antes que el curriculum oculto. Tenemos normas disciplinarias que debemos mostrar desde el primer día de clases hasta el último, nadie estáexento de él, así como nadie está fuera de el cumplimiento de la leye sociedad, la escuela es para educar socialmente, que se nos permita hacerlo es lo que solicitamos como docentes.