.

.

domingo, 1 de marzo de 2015

Un estudiante de profesorado no es profesor.

Un estudiante de arquitectura no es contratado para diseñar una estructura hasta que se gradúa...un estudiante de medicina no receta medicamentos, ni hace cirugías a los pacientes hasta que se convierte en médico... si es así en otras profesiones ¿por qué en algunos países se toma de manera normal que estudiantes de profesorado, trabajen impartiendo clases, enseñando contenidos, incluso se ofertan trabajos en colegios?.

La respuesta a este fenómeno puede ser la necesidad económica o de recursos humanos, la crisis económica, etc. Lo que sí podemos discutir es el hecho de poner al frente de un  proceso de enseñanza aprendizaje a estudiantes en formación docente, porque desconocen de psicología del aprendizaje, de didáctica de la educación y de cada una de las materias que hay que trabajar en el aula.

Convencidos que "dar clases" es cuidar niños, o entretener adolescentes, muchas personas se aventuran a trabajar como docentes porque es  "fácil" ; esta actitud va en detrimento de los que somos profesionales de la educación, de los que desean serlo y de los que lo fueron, es un insulto para los profesionales educativos que una señora ama de casa sin mayor nivel de instrucción académica universitaria o de escuela normalista, se haga cargo de un aula !supliendo a una docente por maternidad!, no es un invento lo he visto en más de dos países de América Latina, de aquí que cuando imparto conferencias sobre el desarrollo profesional docente y me cuestionan el poco valor que la sociedad le da a la profesión,debemos siempre apuntar a quienes contratan estudiantes. 

En más de una ocasión he tenido directivos en las salas de jornadas y me dicen que no puedo comparar a un médico con un maestro - un médico me dicen puede matar, un estudiante de profesorado no.

He visto en los muchos años de formación docente como los estudiantes de profesorado se enamoran, se hacen novios o novias de los estudiantes de secundaria, como se van de fiesta con los adolescentes a emborracharse, he visto como maestras han "dado pellizcos" a los niños de 5 años porque no se quedan quietos, o como les gritan para que no lloren más.

No estoy en contra de los estudiantes de profesorado, al contrario disfruto sobremanera contar con estudiantes en práctica docente en mi aula, porque me obligo a mostrar una buena clase para que la aprovechen y son un apoyo invaluable en la clase. Estoy en contra de que trabajen haciéndose cargo de un aula, que se queden solos, que devenguen un salario por ser docentes mediocres por su carencia de formación, es verdad hay personas que son docentes natos, pero en más de 20 años de docencia he visto ... y exagerando un par de casos de estudiantes de profesorado con vocación en sus primeros días y aun ellos cometían errores normales de novatos por ignorancia. No matamos pacientes, al trabajar como docentes antes de graduarnos, dañamos generaciones completas.
Primero se gatea, luego se camina y después corremos, nunca al revés.