.

.

martes, 13 de octubre de 2015

6 cualidades de los malos docentes.-


Los buenos docentes tienen muchas cualidades, identificarlos es sencillo, "todo el mundo los ama", pero también sabemos que los docentes tenemos reputación de ser malos, de ser autoritarios y malvados. 



Algunas personas ejercen la docencia por necesidad, tienen otra profesión pero no les va bien, y mientras la otra profesión se consolida se dedican a "impartir clases" so pena de arruinar generaciones de estudiantes de cualquier nivel. 

Cómo reconocer a estas personas que se atreven a impartir clases sin vocación alguna, si no la tienen al menos deberían por responsabilidad ser lo más aplicados posibles, pero es complicado encontrar docentes así cuando aman otra profesión y usan la docencia para otros fines. 

Seis características que poseen los docentes sin vocación: 

1- Tiene otro trabajo. Y no nos referimos al docente que no le alcanza el sueldo y tiene que recurrir a otro empleo para vivir dignamente. No. Un delincuente de la docencia tiene una empresa (una consultora, por ejemplo), o es gerente en el sector privado. No le interesa dar clases en realidad, pero sí le interesa alimentar su ego diciendo que es profesor. Y, además, nada mejor para aumentar sus honorarios que tener en su CV un ítem que diga “docente”. 
Llega tarde. Su trabajo es su prioridad y cuando se hace tiempo, va a dar clases. Es por eso que llega siempre media hora o una hora tarde. 

2- Falta sin avisar. Como una extensión del ítem anterior, si no puede ir, no va. ¿Para qué avisar? Total el alumnado a él no le interesa. 
No le importa si entendiste o no. Cualquier docente que ame su profesión sabe que lo más importante es transmitir conceptos y que puedan ser asimilados por sus alumnos. Pero a un delincuente de la docencia esto no le importa. Él da su clase y listo: el que entendió bien y el que no, que se arregle. 
Cuando le preguntás algo no sabe bien. Hacerle una consulta a este tipo de docentes es casi suicida. Puede llegar a responder cualquier cosa con tal de irse y lo más seguro es que ponga alguna excusa para justificar su falta de conocimiento en un área que debería dominar. 
3- Explica mal. Porque no tiene facultades didácticas. Puede que sepa de su área, pero no lo sabe transmitir. Las clases resultan ser un desastre. 
Dificultades con conceptos básicos. Puede ser que demuestren deficiencias en conocimientos básicos, aunque estos no pertenezcan a la asignatura que él da. Sería un ejemplo exagerado, pero podríamos citar a alguien que da clases de matemática avanzada y no se acuerde bien como sumar y restar sin la calculadora. 
5- Delega todo lo que puede. En el ámbito académico, los profesores se rodean de ayudantes. Un delincuente de la docencia, los usa y les traspasa absolutamente todas las responsabilidades para que lleven adelante la cátedra. 

6- Mala letra en el pizarrón. Quizás, el síntoma más claro de que no están preparados para dar clases. 
Interrumpe la clase para hablar por teléfono 


En síntesis, esta nota pretende alertar a los estudiantes más nóveles que tienen un concepto alto de cualquier persona que se ubique frente a un curso. No todos son excelentes maestros, eso lo sabemos; pero están estos que son pésimos y pueden causarnos muchos problemas.

Por ahí dicen que a quien le quede la camisa que se la ponga, quiero pensar que la mayoría que leerá este blog, no es de ese tipo de docente, si no de los otros de los que día a día queremos hacer las cosas bien hechas por el bien de nuestros estudiantes. 


Alba Jiménez
Asesora y consultora educativa