.

.

jueves, 22 de octubre de 2015

Los medios de comunicación y la estigmatización docente.

Los docentes de America Latina, somos diferentes a docentes de primer mundo, porque trabajamos en condiciones diferentes a ellos, una biblioteca escolar o de aula es un sueño, obviamente hay escuelas bien equipadas en Latinoamerica, pero son más las que tienen carencias. Las múltiples carencias hacen que los docentes se expresen, reclamen, marchen, realicen paros para presionar, etc. Cuando los docentes hacen estas medidas, reciben de los medios masivos de comunicación todo tipo de calificativos que evidencian la estigmatización hacia el gremio docente. 



!! Nada de haraganes, profesionales de nada, niñeras, gente que se gana el dinero fácil, flojos, revoltosos, quilomberos, delincuentes, etc!!

!NO!, los docentes, son profesionales que dedican su tiempo a trabajar con el tesoro de la sociedad los niños y los jóvenes, tambien hay docentes que se dedican a educar a los profesionales mediatos en las universidades; dedicando horas a planificar las clases que se imparten a diario, porque no es de tomar un libro y empezar a hablar, todo se planifica y se ejecuta cumpliendo un objetivo.

Y la lista es larga, es mentira que tengamos meses de descanso, porque cuando los estudiantes no van más, los docentes aun estamos en la escuela, pasando calificaciones, preparando clases, material didáctico, llenando memorias, libros de promoción, expedientes de estudiantes, etc.
Cuando en la televisión o en los periódicos se refieren a los docentes como personas que hacen desordenes en lugar de trabajar, no podemos más que decepcionarnos del sistema en el que vivimos, esos periodistas nos estigmatizan frente a una sociedad que nos increpa por reclamar situaciones justas pero que nadie se detiene a pensarlas o apoyarnos. 
No se trata de hacer proselitismo, es doloroso ver que cuando un gremio social importante como es el sistema educativo de un país se levanta para protestar, la sociedad le responde calificándolos de poquito menos que seres despreciables. 
Si nosotros los colegas no apoyamos la lucha de los que van a las calles a pedir reformas, a protestar por las que se hacen mal, si nosotros no tomamos conciencia de su labor, que podemos pedir del resto de la sociedad.