.

.

miércoles, 27 de enero de 2016

Formas para mejorar el aprendizaje (Con estudios que lo respaldan)

Este articulo le resultará particularmente interesante a docentes que desean mejorar la forma en que aprenden sus estudiantes pero también le interesará a padres y madres de familia, que siempre preguntan como pueden hacer para que sus hijos mejoren su rendimiento académico. 




Primero descartar los problemas de tipo físico (sordera, problemas visuales, síndromes, etc); descartado lo que debemos tratar medicamente, vamos a ocuparnos de consejos útiles para que los estudiantes, sus hijos, mis alumnos, sus sobrinos, el estudiantado en general mejoren su rendimiento y aprendan más y mejor.

10 formas para mejorar el aprendizaje: 

1.- Darle la vuelta a la tortilla: Conforme al nuevo modelo de enseñanza, la forma más eficaz de aprender es darle la vuelta a la educación tradicional, en lugar de explicar primero, los alumnos deben hacer ejercicios de descubrimiento, es decir, realizar ejercicios prácticos en clase que aprovechen sus conocimientos previos para solucionar un problema. Después viene la explicación del profesor.

Investigadores de la Universidad de Stanford señalan que los estudiantes son capaces de comprender plenamente los conceptos más abstractos utilizando este método.

2.- Explicar con manzanitas: Científicos de la Universidad de Missouri encontraron que los niños en edad preescolar a quienes se les dificulta contar, tendrán mayores problemas con las matemáticas cuando sean grandes. Los investigadores concluyeron que esta incapacidad infantil dificulta la relación de objetos y cantidades. La solución es que los padres muestren a sus hijos cómo las cosas se pueden expresar con número, por ejemplo con “manzanitas”.

3.- Apagar la computadora: Investigadores de la Universidad McMaster, Ontario, dicen que las computadoras portátiles en las aulas distraen no sólo a los estudiantes que las utilizan, sino también los que están cerca.

Para llevar a cabo este análisis, se les dieron laptops a algunos estudiantes y se les pidió realizar ciertas tareas durante la clase. A los demás estudiantes se les pidió hacer las mismas actividades utilizando sólo lápices #2. En conclusión, los estudiantes con peor desempeño fueron quienes usaron las computadoras y quienes estaban sentados a su lado.

4.- Como un relojito: Si queremos tener una vida saludable y un aprendizaje óptimo, debemos dormir una cantidad mínima de horas determinadas y hacer siempre a la misma hora. 

Un estudio de la Universidad College de Londres encontró que las niñas menores de siete años de edad cuyos horarios para ir a acostarse eran erráticos tuvieron bajos resultados en pruebas de coeficiente intelectual comparadas con las niñas que fueron a la cama a la misma hora todas las noches. Los inconsistentes horarios también afectaron a los niños pequeños, pero el efecto parecía ser temporal.

5.- Aprender patrones: De acuerdo con una investigación reciente de la Universidad Hebrea, una de las claves para aprender un idioma diferente es la capacidad para entender y retener patrones. Los científicos determinaron que los estudiantes (estadounidenses) con mejor entendimiento del hebreo eran quienes tuvieron resultados más altos en las pruebas para detectar irregularidades en las secuencias de una serie de formas. Después de un año de estudio, los investigadores descubrieron que la capacidad de detectar patrones estaba vinculada a una la mejor comprensión de la lengua extranjera.

6.- Karaoke: Cantar en otro idioma ayuda a aprender nuevas palabras, revela publicación de la revista científica “Memory & Cognition”. La gente que cantó frases en un idioma extranjero aprende mejor que aquellos que simplemente repiten las frases habladas. De hecho, quienes desarrollaron sus habilidades orales por medio del canto se expresaron dos veces mejor que los demás. El estudio se basó en personas de habla inglesa quienes estaban aprendiendo húngaro, idioma particularmente difícil de dominar.

7.- Nunca dejamos de aprender: Otro estudio reciente, desarrollado por investigadores alemanes, determinó que incluso bajo situaciones de estrés, los seres humanos somos capaces de aprender, ya que ciertos receptores cerebrales nos ayudan a pasar de un estado de aprendizaje consciente a uno inconsciente. El experimento se encontró que a quienes se les bloquearon dichos receptores, por medio de medicamentos, tuvieron problemas para aprender en situaciones de estrés debido a que sus cerebros no pudieron pasar de un estado a otro.

8.- Leer la mente: Gracias a investigadores del MIT, pronto será posible diagnosticar la dislexia en los niños pequeños. A través del uso de un tipo de resonancia magnética cerebral, los científicos descubrieron una correlación entre el tamaño y la organización de una determinada región del cerebro y la capacidad de un niño para identificar y manipular los sonidos del lenguaje. Esto ayudaría a evitar el estrés psicológico y el bullying que sufren los niños en la escuela cuando tratan de leer. 

9.- Lenguaje de señas: Las mamás con bebés que están comenzando a hablar o están en edad de hacerlo usualmente les dicen: “no señales, ¿qué quieres?, ¿cómo se llama?”.

Aunque parezca increíble, resulta que hablar con las manos es benéfico para los niños pequeños. Un estudio publicado en la revista científica Developmental Psychology, concluyó que los pequeños en edad preescolar que gesticulan con las manos tienen un mayor autocontrol. Los gestos ayudan a los niños a pensar mejor y esta característica está relacionada con un desempeño exitoso en la adultez. ¿quién lo hubiera dicho?

10.- Una sola actividad: Los jóvenes estudiantes de secundaria o bachillerato se jactan de su habilidad multitarea: chatear, escuchar música, leer y estudiar, todo al mismo tiempo. Sin embargo, un artículo publicado recientemente por “Computers in Human Behavior”, afirma que seguramente no están aprendiendo mucho. Los investigadores encontraron que el aprendizaje es más desigual y menos profundo en las personas multitarea que en aquellos que ponen toda su atención en el desarrollo de una sola actividad.

Todas estas recomendaciones respaldadas por estudios serios, no son más que muchas de las cosas que debemos aprender y desaprender en pro de las nuevas interferencias que se tienen en las aulas y centros de aprendizaje; no hay verdades absolutas pero poner en práctica algunos de estos consejos puede marcar la diferencia en los resultados académicos.
Cuéntanos como te va aplicándolos. 

Fuente: Internet/ quomx / Smithsonian.