.

.

miércoles, 27 de abril de 2016

Cómo ser un docente creativo.-


Alguien me dijo que un cerebro creativo es un cerebro que se divierte... esa frase me impactó porque los "profes"  lo hacemos todo con seriedad y con esa cara tambien, me ocupé de preguntar y leer como se puede ser un docente creativo y esto es lo que encontré. 


Algunos docentes me preguntaron y para que quiero ser creativo ese hay que dejárselo   al profesor de música o de artística, olvidando completamente que ninguna asignatura está exenta de ser creativa, puesto que si volvemos cada contenido distinto, atractivo, novedoso la ganancia es siempre del estudiante y obviamente nuestra porque conseguimos lograr nuestros objetivos académicos.
Los docentes debemos en principio incentivar a nuestros alumnos en el aula para que reflexionen y se animen a ser creativos. Sin embargo, a medida que avanzamos en el proceso de escolarización, tendemos a pensar de manera más lógica y racional y nos alejamos de la creatividad como si está fuese sinónimo de . 


Definamos creatividad educativa: Es el proceso mental que permite a los docentes y estudiantes, encontrar nuevas soluciones a los problemas que se les presentan en el desarrollo del currículo y en sus actividades cotidianas. 
Un ser es creativo cuando se encuentra incentivado, posee conocimientos para crear y cierta flexibilidad mental. En el aula, los maestros deberían aplicar técnicas innovadoras que ayuden a sus alumnos a desarrollar esa capacidad que tienen para crear, innata en los más pequeños y que, con el paso del tiempo, van perdiendo y sustituyendo por el pensamiento más lógico o racional.

En la educación formal se apunta a la formación teórica que refuerza la tendencia hacia el pensamiento más estructurado de los niños, según explica el psicólogo estadounidense Paul Terrance y uno de los expertos en creatividad infantil,   no obstante, cuando se tiene más capacidad creativa es entre los 3 y 6 años.

Por su parte, la especialista en innovación y desarrollo de organizaciones, Kaye Thorne, dice que en las etapas posteriores de educación es cuando se deberían incentivar las metodologías más estimulantes para alimentar la creatividad de los estudiantes ya que esas herramientas suelen quedar reservadas, en la práctica, para los niveles educativos más básicos.

Para cumplir con ello, los docentes podemos hacer preguntas que los hagan pensar más allá de los textos de estudio. Además, es aconsejable darles libertad a los alumnos de exponer sus ideas y que el resto las respete. De esa manera, se sentirán libres y evitarán que sientan vergüenza por sus ideas. En esta fase, valorar sus opiniones es vital. 

Educar en la creatividad debe orientarse al desarrollo personal y mejora profesional de la práctica educativa de todos los implicados en el proceso de enseñanza  aprendizaje, dentro de un contexto histórico social dirigido a la integración educativa, partiendo del criterio de que la creatividad nos permite tener una actitud flexible y transformadora que propone romper las murallas o barreras para edificar la nueva escuela del futuro, cuyos principales apellidos sean: integrada, solidaria, respetuosa, reflexiva, divergente, desarrolladora, abierta y consistente con las necesidades de todos los alumnos.
Todo lo anteriormente expresado es la guía para convertirse en un docente creativo y conlleva una educación en la creatividad que propicia un sistema de actividades y comunicación donde el pensamiento reflexivo y el creativo se desarrollen a la par de una actitud coherente.
Cada alumno que egrese de una escuela formado con esta visión deseará que en los lugares donde llegue se manifieste el pensar, crear, sentir, comunicar y compartir por respeto a sí mismo y a sus semejantes.
¿¡Cómo promueves en tu aula la creatividad? Quieres compartirlo