.

.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Estudiantes del siglo XXI con profes del siglo XX


Esa frase la he visto mucho circular en Internet. Como docente y formadora de docentes, me permito decir NO TODOS. 
Ni todos son maestros de vocación super actualizados, ni todos están dando clases con textos de 1950. 
Salvando con mi articulo a los buenos docentes, ahora sí podemos ponernos a charlar libremente de los profesores que sí caben en esa frase: Estudiantes del siglo XXI con profes del siglo XX, encontrarse con profesores de lenguaje que le dicen a estudiantes de 10 años que nada sustituye al papel ni al bolígrafo... y ahí muere el discurso es más común de lo que pensamos. Las actualizaciones docentes tardan en llegar pero no a la institución o las aulas de formación continua... no, tardan en llegar a la cabeza de los profesores. 
Por cosas de la vida a veces, toca brindar una capacitación a docentes un día X de una semana cualquiera, semanas después te encuentras a uno de los profesores "capacitados" impartiendo su clase, cometiendo esos errores que en la jornada de capacitación fueron señalados y que se supondría ya deben estar corrigiéndose, una fuerte resistencia al cambio, a enseñar como fuimos enseñados.

VÍDEO: A MI NO ME ENSEÑARON ASÍ


Con el tiempo, las secretarías de educación, los ministerios y carteras administrativas gubernamentales, son parte del problema, se hacen listados de jornadas de capacitación, se anotan en linea, a distancia o presencial se asiste, se entregan diplomas, se san puntajes pero en las aulas jamas se verá reflejado aquello que con tanta pompa se anuncia y nadie supervisa nada.
El cambio en la forma de enseñar, la introducción de tecnología, la creatividad a la hora de desarrollar contenidos no importa la asignatura es personal e individual, aunque se reciban en grupo, el trabajo en el aula es individual y las planificaciones responden al criterio del docente; las excusas para no hacer un poquito más de lo que piden los programas son válidas (tiempo, sueldo, exigencias, ect) pero como podemos disculparnos cuando hay docentes que con todo en contra (docentes rurales o de zonas urbanas de riesgo) realmente marcan la diferencia haciendo que los niños más vulnerables aprendan y sientan deseo de seguir estudiando. 
Recuerdan esa frase de salvar las estrellas de mar lanzandolas de nuevo al mar, alguien dijo eso no es importante igual van a morir, pero si de mi depende no lo harán. Somos nacidos algunos docentes en el siglo XX ser obsoletos en nuestro trabajo depende exclusivamente de cada uno de nosotros.