.

.

sábado, 9 de septiembre de 2017

¿Docentes enojados o estresados?


Se suele ver docentes con el seño fruncido, abstraidos, les saludas y no te responde y entonces se concluye que está enojado. 

La confusión de docentes enojados, mal encarados, con cara de mal estar, no solo confunde a alumnos, si no a padres de familia y a compañeros de trabajo. 

Sin animo de defender lo indefendible, la carga académica a veces nos supera cuando está se une a factores ajenos al centro laboral, los docentes entonces estamos estresados no enojados. 



El estrés en sí mismo no es necesariamente perjudicial. Todo el mundo necesita objetivos y retos. Pero el exceso puede ser perjudicial, no solo personal sino socialmente.
Para no confundirnos, estos son algunos signos de exceso de estrés: 
  • El aumento de la irritabilidad 
  • Intensificación de la sensibilidad a la crítica 
  • Los signos de tensión, como morderse las uñas 
  • Dificultad para conciliar el sueño y la vigilia en la mañana 
  • Beber y fumar más 
  • Indigestión 
  • Pérdida de la concentración 
Confundir el enojo con estrés, es ver un síntoma y no ver el problema real. 
El estrés causado por el trabajo es el segundo mayor problema de salud en el trabajo en el mundo (después de los problemas de espalda). Debido a que todavía hay un estigma asociado a problemas de salud mental, los docentes son a menudo reacios a buscar ayuda psicologica porque existe el riesgo que se les vea como incapaces de continuar trabajando o realizando sus funciones normalmente. 
Es importante actuar para aliviar el estrés perjudicial antes de que afecte su salud física o mental. 
Buscar ayuda es fundamental estimados colegas docentes, mientras buscamos ayuda podemos hacer "cositas" sencillas que pueden ser útiles y en algunos casos básicos para resolver el problema:
  • Actividad Física 
  • Hacer por lo menos 30 minutos de entrenamiento de intensidad moderada o 15 minutos en intensidad alta.
  • Entre más estresado estés, más activo debes ser todos los días. 
  • No se detengas sólo en hacer flexiones o correr solo. Varía un poco las cosas. 
  • Escucha música de alta energía 
  • Escucha algunos sonidos relajantes 
  • Ten un pasatiempo (cualquier cosa que te guste hacer)
Y sobre todo compañero compañera, intente ser feliz, si lo que está usted haciendo ya no lo hace feliz, habrá que reinventarse y no hay que temerle a eso.